Actualidad

Actividades ilícitas agudizan la problemática de la trata de personas en Puno

Con 110 víctimas de trata de personas, Puno, después de Arequipa, es la segunda región con más casos en el Perú

En los años 2020 y 2021 la Fiscalía Especializada en Delitos de Trata de Personas de Puno registró 152 y 219 víctimas de este delito, respectivamente. En la región, los casos de trata de personas se agravan por las actividades económicas ilegales como el contrabando, la minería no formal y el narcotráfico, pues configuran un escenario propicio para el desarrollo de actividades vinculadas a ciertos sectores de la criminalidad organizada.

Entre ellas están el trabajo forzoso, la explotación laboral y las diversas modalidades de trata de personas, un delito grave que atenta contra la dignidad humana, pues comercializa seres humanos para explotarlo de distintas formas. Además, deja graves y traumáticas secuelas en sus víctimas.

En vista de ello, es necesario que las autoridades efectúen acciones concretas y efectivas para combatir el delito, a través de la implementación de proyectos, planes y políticas que involucren la participación de la ciudadanía y creen conciencia sobre los graves daños que ocasiona la trata de personas y su vinculación con las economías ilegales, según recomienda la ONG CHS Alternativo.

Cifras alarmantes

Puno es la segunda región donde se registró el mayor número de víctimas de trata de personas (110) en el año 2021, después de Arequipa (118), según información del Ministerio Público.

Las cifras precisan que las mujeres son, en mayor medida, víctimas de este grave delito, pues se registraron 105 casos de mujeres y solo 5 varones. Observa, además, que 81 de las víctimas eran mayores de 18 años y 27 tenían entre 13 y 17 años.

Un dato preocupante que muestra la estadística del Ministerio Público es la modalidad que se utiliza para captar a las víctimas, pues el ofrecimiento de un puesto aparece como la modalidad más utilizada (79), seguida del engaño (16). Las cifras también revelan que la mayoría de las víctimas fue sometida a explotación sexual (67), seguida de explotación laboral (33).

Estos datos evidencian la urgente necesidad de implementar acciones que permitan prevenir la trata de personas- su vinculación con las economías ilícitas e ilegales. “En las zonas donde se materializa la finalidad de la trata de personas, especialmente la explotación sexual y el trabajo forzoso, se presenta una simbiosis o convivencia con otras economías ilícitas, como la minería no formal, la tala ilegal de madera y el tráfico ilícito de drogas, entre otros”, precisó el director de la Oficina de Análisis Estratégico de la Criminalidad del Ministerio Público Noam López Villanes.

Para CHS Alternativo, es necesario y urgente efectuar una sostenida sensibilización ciudadana que incentive la movilización social, advirtiendo la magnitud de este fenómeno criminal y los graves daños que ocasiona en las víctimas y la sociedad. También es prioritario generar, una cultura de denuncia ciudadana, pues en muchos casos estas situaciones están normalizadas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba