Christian Reynoso

Crisis política: Conexión y desconexión

La reciente crisis política que ha dejado dos jóvenes asesinados, cerca de un centenar de heridos, y un país apuñeteado aún más tras los golpes de la pandemia, ha mostrado también las enormes distancias entre la sociedad peruana y la clase política y el rumbo incierto por el que el país camina hacia un triste Bicentenario. ¿Será suficiente la designación de Francisco Sagasti como presidente hasta las elecciones de 2021? ¿Estaremos pronto ante nuevas intentonas de vacancia o de otras artimañas congresales?

Sin embargo, aun frente al nuevo escenario que se presenta, es imprescindible que no olvidemos que toda esta crisis política se pudo evitar y que, por eso mismo, hoy no debe ser un acto maquinal el voltear la página. No. No debemos olvidar a Merino de Lama en su papel de confabulador (que hoy seguirá siendo congresista como si nada), ni a los ciento cinco congresistas que votaron por la vacancia, respondiendo a intereses personales y de grupo por encima del país. No debemos olvidar al irresponsable y patético Flores-Aráoz, y su ceguera y desconocimiento absolutos.

Tampoco debemos olvidar que la indignación de millones de peruanos ha sido representada, especialmente, por esa generación de jóvenes hoy hiperconectados a través de las tecnologías, que no han dudado en salir a marchar y soportar el abuso de la tropa ni los calificativos del consabido terruqueo y el verbo peyorativo de los políticos. El puñetazo de Carlos Ezeta Gómez (24) y los cuerpos de Inti Sotelo Camargo (24) y Bryan Pintado Sánchez (22), deben ser el símbolo, pese al costo lamentable, de que hoy la gran mayoría de peruanos estamos conectados con un solo sentir de querer un país mejor.

Esa conexión debe convertirse en un valioso capital para seguir resistiendo y luchar contra las arbitrariedades y exigir la discusión de los temas pendientes en lo social, económico, educativo. Esa conexión debe ser el contraste de esa desconexión que muestra la gran mayoría de los políticos peruanos que, pese a haber sido elegidos democráticamente, hoy ya no representan a nadie. Desconectados del sentir del país, incapaces de construir nación, listos a cobrar jugosos sueldos sin hacer nada y que encarnan una peligrosa ignorancia como una rancia forma de leer el país.

Fuente: La Mula

Puno comenta!
Christian Reynoso
Escritor y periodista peruano. Autor de las novelas: "La tempestad que te desnuda", "El rumor de las aguas mansas" y "Febrero lujuria", entre otros libros.

Deja una respuesta