Puno

Durmiendo con el enemigo

Salvo honrosas excepciones, los alcaldes y los gobernadores regionales también son responsables del atraso y el abandono de los pueblos del interior del país, de la falta de obras, de construcción de carreteras, de colegios, de hospitales, de instalación de redes de agua y desagüe, de energía eléctrica. En muchos pueblos del Perú profundo virtualmente duermen con el enemigo.

El año pasado, los 25 gobiernos regionales tuvieron un total S/13,705 millones para contratar obras y servicios a fin de mejorar la calidad de vida de la población. Sin embargo, invirtieron apenas la mitad, en muchos casos por ineficiencia y en otros por corrupción. Dicen que el dinero que no pueden robar o gastar en “elefantes blancos”, muchos gobernadores lo devuelven a Lima. Y así sus pueblos siguen en la miseria, clamando una justicia que nunca llega.

Los alcaldes no se quedan atrás. En el 2022 apenas se aproximaron al 50% de sus presupuestos. Uno de los casos más alarmantes se dio en el departamento de Pasco, donde municipios distritales, al mes de noviembre, no habían gastado ni el 10%, como Vilcabamba (3.6%) y Chontabamba (9.6%).

Aparte de la corrupción y la ineficiencia, otra de las causas de esta reducida ejecución de gasto se debe a la inexperiencia de los funcionarios, tanto municipales como regionales. Es un problema que debe ser atendido por las autoridades locales y regionales en coordinación con el Gobierno central, pero lo lamentable pasa el tiempo y no hay solución. Este modelo de gobierno empezó en 1990, han pasado más de 30 años y todo sigue igual.

Otro tema es el del canon minero. Este año asciende a 2,211 millones 482 mil 876 soles y se ha incrementado en 166% respecto al año pasado. Curiosamente, varias de las regiones del sur, donde las protestas son más violentas, figuran entre las que más dinero reciben por canon minero.

En cuanto a la corrupción, más de diez gobernadores regionales terminaron presos y actualmente hay 18 con investigaciones o procesos judiciales. Increíble, pero cierto.

Resulta raro que en alguna provincia o distrito se produzca una protesta con marchas por las calles y plantones. Esa falta de reacción se debe a la red de encubrimiento que tejen las autoridades corruptas, que compran a la prensa local y contrata hasta a sicarios para cuidar sus intereses. Se ha dado casos en que periodistas fungen hasta de guardaespaldas y “topos” de los alcaldes.

Quienes están protestando en Lima, Puno, Cusco, Arequipa o Ica, deben considerar cuán responsables son sus autoridades locales de la pobreza y abandono de sus pueblos. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

The post Durmiendo con el enemigo appeared first on La Noticia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba