Puno

“La guerra es horrible… pero la esclavitud es peor”

Una vez más recurro al genial Winston Churchill para referirme al dramático momento que estamos viviendo los peruanos actualmente. El título del presente artículo se lo debo a él. Por eso el entrecomillado.

Bueno pues, guardando las distancias, nuestro país está en una situación muy similar a la que vivió Inglaterra, y el mundo en general, antes de la Segunda Guerra Mundial. En aquel entonces, previo al inicio de la atroz conflagración, la disyuntiva – según Churchill – era ¿guerra o esclavitud? Efectivamente, esas eran las únicas dos alternativas para Inglaterra – y para el mundo – frente a la amenaza del nazismo alemán… no había más.

Ahora, en nuestro país, los peruanos estamos ante una disyuntiva similar: ¿Guerra o esclavitud? ¿Libertad o tiranía? ¿Democracia o dictadura? ¿Civilidad o barbarie? El hecho es que, ante esta situación, la alternativa del diálogo es inútil… por no decir estúpida. En cualquier otra circunstancia – siempre – el diálogo es la mejor alternativa. Pero no en este caso. Dialogar con vándalos que buscan el caos y la anarquía, es inútil. Dialogar con criminales que queman vivos a policías, no tiene sentido. ¿Quién dialogaría con un delincuente que te quiere matar y está por apretar el gatillo?

Por otro lado, ¡basta de humanismos hipócritas! ¡Basta de culpar al Estado por las penosas muertes humanas recientes, sin atribuir ninguna responsabilidad a los vándalos y delincuentes que las provocaron! ¡Basta de soslayar hechos y circunstancias que propiciaron las acciones represivas de parte de las Fuerzas del Orden: toma violenta de aeropuertos, quema de locales judiciales, bloqueo de carreteras, saqueo de centros comerciales, quema de ambulancias, quema de plantas industriales, agresión a policías, terroristas portando cartuchos de dinamita, vándalos armados con armas hechizas, ¡bombas caseras, machetes, huaracas y varios etcéteras más!

Nada que ver con aquellos manifestantes que protestan justificada y civilizadamente por los pésimos servicios que el Estado está obligado a brindarnos: agua, salud, educación y seguridad. Yo también protesto por ello. Todos debemos protestar contra el Estado corrupto e inoperante que tenemos: Gobierno Central, Gobiernos Regionales, Gobiernos Municipales, Congreso de la República, Fuerzas Armadas y Policiales, Poder Judicial. Incluso, todos debemos protestar contra la corrupción de muchos representantes de la sociedad civil: empresarios, dirigentes, periodistas, trabajadores, ciudadanos en general.

Pero ojo, distingamos una guerra de la otra. Hoy es el momento de la guerra por nuestra libertad y nuestra democracia. Hoy es el momento de la guerra contra la tiranía y la barbarie. La guerra contra la corrupción e inoperancia del Estado la tenemos que luchar, pero en su momento. En esta otra guerra contra la tiranía y la barbarie son ellos o nosotros. Uno de los dos tiene que sucumbir, ceder, rendirse. Uno de los dos tiene que someterse al otro. Ellos y nosotros somos mutuamente excluyentes, somos incompatibles. No es posible convivir – ellos y nosotros – en armonía. No es posible convivir – ellos y nosotros – en paz y prosperidad. Repito. En esta otra guerra son ellos o nosotros. Frente a esa disyuntiva estamos. El momento es tan dramático que nos obliga a respaldar al Estado. Sí, a ese Estado que tanto cuestionamos.

El momento es tan decisivo que nos obliga a respaldar y apoyar a la Policía Nacional secundada por las Fuerzas Armadas. Sí, a esos policías y a esos soldados que están arriesgando sus vidas por nosotros.

Lamentablemente – quiérase o no – no queda otra sino luchar. Luchar de verdad. Luchar hasta vencer. Porque – como diría Churchill – “la guerra es horrible… pero la esclavitud es peor.”

(*) Ex presidente regional de Ica

* La Dirección periodística no se responsabiliza por los artículos firmados

The post “La guerra es horrible… pero la esclavitud es peor” appeared first on La Noticia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba