Puno

La predisposición a deshacer todo

La frase “borrón y cuenta nueva”, que se originó en la España medieval con los monjes que escribían en pergaminos, puede implicar varias cosas. La Real Academia Española hace referencia a la idea de olvidar deudas, errores y enfados y continuar como si nunca hubiesen existido. Pero también se usa para referirse a borrar todo, incluso lo bueno, para empezar una nueva etapa desde cero. El economista Richard Webb está preocupado porque, desde su perspectiva, esto puede ocurrir en la economía peruana, que se ha mantenido sólida durante las últimas décadas, debido al cambio de gobierno.

En una reciente columna, titulada “De Vuscovic a Velarde” (en realidad debe referirse a Pedro Vuskovic, quien fue el ministro de Economía de Allende entre 1970 y 1972), Webb hace alusión a una frase del economista Bruno Seminario: “el problema del Perú no es el desempeño promedio sino la predisposición a deshacer todo lo que se avanza”.

Esa conclusión de Seminario es producto del análisis sobre tres siglos de la economía peruana, donde identifica dos eventos desastrosos para el Perú: La guerra con Chile y el pésimo manejo económico peruano desde 1975, consecuencia este último de seguir los consejos de Vuskovic, responsable de la ejecución del proyecto económico del régimen de Allende. En el plan de Allende explicado en el documento “Comienza el Gobierno de Unidad Popular” (1970), Vuskovic anunciaba: “La finalidad de nuestra maniobra, que se conseguirá a través de la abolición de la propiedad privada, será la destrucción de las bases económicas del imperialismo y de la clase dominante”.

Ya hace años, el mismo Webb explicaba que esa “maniobra” incluía “la congelación de precios, la estatización de gran parte de la economía, y el aumento general de salarios que se pagó con la emisión de dinero por parte del banco central”. “Mero error”, concluía Webb en ese entonces.

Ya no estamos en los años 70, soplan nuevos vientos, pero hay riesgos que persisten. Así como se usa la frase “ni borrón ni cuenta nueva” para rechazar el indulto a corruptos o violadores de los derechos humanos, en los países de la región, incluido el Perú, también se usa “borrón y cuenta nueva” para signar la intención de anular todo, hasta los buenos proyectos, y convertir las obras en ejecución en “elefantes blancos”. Y en economía, si se remueven bases que están sólidas, las consecuencias pueden ser desastrosas. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo. – #MartínValdiviarodríguez #peru #RealAcademiaEspañola #RichardWebb #Opinión

Puno comenta!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba