Puno

Nada que perder

En estos días previos a la segunda vuelta de las elecciones generales de este año 2021, conversando con personas de diferentes orígenes, estratos sociales y situación económica, recibo comentarios sumamente contrapuestos.

Algunas personas comentan que votarán por Pedro Castillo, del Partido “Perú Libre”, y me dan como razón principal que no tienen nada que perder, que no tienen techo propio, que se cachuelean por no tener trabajo o porque si lo tienen la remuneración es insuficiente, que sus hijos van a escuela fiscal y ahora con la educación a distancia, no tienen para adquirir una tablet ya que las que ofreció el gobierno no les ha llegado. También indican que su familia está de duelo al haber fallecido alguno de sus integrantes por la pandemia, pues no pudieron lograr atención sanitaria del Estado.

Otras personas expresaron que votarían por Keiko Fujimori, del Partido “Fuerza Popular”, pues con sus propuestas se lograría que el Perú siguiera en la senda del crecimiento y que con ello se elevaría su nivel de vida y posibilidades de ascenso, ya que cuando hay inversión existen posibilidades de trabajo, pero sin ella no hay ninguna esperanza.

Más que cierto que ambos extremos tienen algo de veracidad. Ahora reflexionemos lo que conviene al Perú y a los peruanos. Es verdad que quien nada tiene, probablemente nada pierde, salvo algo que es muy importante, como la esperanza de tener y de prosperar como tantos millones de compatriotas lo han logrado, ello a base de esfuerzo, sacrificio y denodado trabajo.

Miren un poco alrededor, en cualquiera de las ciudades del país, en que lo que fueran inicialmente anillos de pobreza, hoy hay centros de labores, demanda de empleo, talleres, comercios de todo tamaño y lugares de distracción y también restaurantes. Ello se debe a que ha habido visión de futuro y las personas no se han quedado pasivas en sus lamentos, sino que han hecho lo indecible para abandonar la pobreza.

Si se puede salir de la pobreza y de la desesperanza, pero si se opta por un candidato contrario al sistema democrático y de economía social de mercado, más que seguro quedarán sumidos en la pobreza y no es que hay que ser vidente para saberlo ya que tenemos la experiencia de otros países, como Venezuela, en que sus gobernantes de ropaje rojo (léase comunista) llevaron a ésa gran Nación al desastre y a millones de sus compatriotas a huir de ella.

Quienes por otro lado expresan simpatías a la otra candidata, por respaldar la inversión que es la que genera trabajo, tienen que comprometerse a ser solidarios con los que nada tienen y hacer esfuerzos para que el Perú post pandemia, pueda ofrecer oportunidades laborales, pero que avizoren probabilidades de ascenso y no solo de subsistencia. Millones de peruanos son ejemplo que ello es posible, y que, si hoy son propietarios es por su esfuerzo.

Necesitamos bienestar para todos y ello a base de la igualdad de oportunidades, contrario a la igualdad en la pobreza, si es el país se va a la quiebra. Entonces ¿nada que perder?: libertad, esperanza, futuro y posibilidades de desarrollo. Es mucho por perder.

(*) La empresa no se responsabiliza por los artículos firmados. – #AnteroFlores-Araoz #FuerzaPopular #KeikoFujimori #PedroCastillo #PerúLibre #Opinión

Puno comenta!

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba