Puno

Objetividad, el camino a la verdad

Si bien la objetividad en el periodismo es relativa, quienes nos dedicamos a esta profesión debemos sustentar lo que ofrecemos a nuestro público, ya sea informaciones, análisis de hechos o juicios, en hechos reales y verificables, en la medida que sea posible, claro está.

El subjetivismo siempre se muestra al acecho, especialmente en el periodismo de opinión o interpretación, pues ningún ser humano tiene, por ejemplo, la frialdad de no conmoverse, indignarse y emitir una protesta ante una situación que lo amerite, según sea el caso. Es la objetividad, precisamente, la que debe primar en la revisión y evaluación de las actas impugnadas u observadas por uno y otro partido político después de la segunda vuelta electoral.

Semanas antes de las elecciones del 6 de junio, cuando las encuestas daban como favorito a un candidato, un especialista en cálculos matemáticos, famoso por analizar las curvas estadísticas de la pandemia, pronosticó el triunfo de quien no tenía la preferencia en los sondeos. Otros dos videntes hicieron lo mismo luego de concentrarse, ver sus bolas de cristal o analizar las cartas tiradas sobre la mesa.

El trabajo que está realizando el JNE no debe estar movido por sospechas, intuiciones o corazonadas, sino conducirse por el camino fáctico, de hechos comprobables, demostrables. La objetividad, acompañada de la transparencia, para alejar sospechas de parcialización. Ahí están las actas para analizarlas en su contenido y su forma, vale decir, los números de votos, las identidades de los electores y las firmas que contienen. En derecho estos instrumentos materiales se denominan evidencia, herramienta que permite demostrar la verdad de un hecho de acuerdo a los criterios establecidos por la ley.

Del JNE esperamos, entonces, resultados objetivos, reales y concretos, no cifras distorsionadas o delineadas por preferencias, simpatías o amiguismos. Y ante tantas conjeturas y dudas, ya es tiempo de que el presidente de este organismo se pronuncie y dé las garantías necesarias de un proceso limpio y transparente. Hay mucha sospecha, duda e inconformidad. Eso empeora el clima de tensión y angustia en que está sumido el país. Por que lo que digo y escribo siempre lo firmo. – #JNE #MartínValdiviarodríguez #Opinión

Puno comenta!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba